domingo, 8 de enero de 2017

Me acerco a un nuevo ser

De vez en cuando, necesitamos verificar nuestro propio ser para renovarlo.

Si no nos renovamos, seremos renovados, es decir, cambiados por las situaciones y personas alrededor. El entorno solo nos afecta si nosotros mismos no nos afectamos.

Por eso es importante separar un tiempo para el propio ser. Por ejemplo, ir a un retiro – hay uno excelente en un mes, en Delhi. O por lo menos sentarse a contemplar o meditar.

Es importante volar lejos del entorno presente. Es fundamental experimentar lo que no se está viviendo aún, las posibilidades que están en el aire y solo necesitan del poder personal para convertirse en realidad.


Al sentarnos a meditar, procesamos esas posibilidades y ejercemos esa renovación. Nos tornamos un nuevo ser, no necesariamente en lo externo, pero sí en el interior profundo.


No hay comentarios.: