domingo, 29 de mayo de 2016

Reconciliando lo que SOY con lo que ESTOY

La sabiduría de nuestro idioma está presente en la separación de estos dos verbos que, en la mayoría de lenguas, son uno solo.

Mientras SER se refiere al estado permanente, ESTAR corresponde al momento o situación personal.

La espiritualidad tradicional suele enfocarse en el SER, mientras el materialismo en general está comprometido con que la persona ESTÉ bien. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla como parece.

En mi experiencia, si alguien no ESTÁ bien, si sus emociones son negativas y las sensaciones que experimentas son desalentadoras, es muy difícil conectarse con el SER. A muchas personas que meditan, al ver su estado de estrés, normalmente les recomiendo algo físico y relajador antes de la experiencia espiritual.

Como consultor y coach, también veo que si alguien no está conectado con su SER, es duro manejar los retos modernos de competitividad. Las exigencias aumentan, los logros disminuyen, o parecen disminuir, y no importa qué posición la persona tenga, el índice de insatisfacción es grande.

Una experiencia humana valiosa es cuando unimos los dos verbos y vivimos una vida más llena de esencia.

Es fundamental que experimentes quien ERES realmente, esa energía espiritual indescriptible que brilla detrás de las muchas capas de identidad. Al conectarte con el SER, te empoderas y puedes manejar mejor la posición en que ESTÁS. A su vez, al organizar mejor tu estado actual – el cargo que ocupas, la carrea, tu familia, amigos, etc. – podrás conectarte más fácilmente con quien realmente ERES.


Medita y actúa. Medita mucho y más profundamente; actúa con más determinación y claridad.


No hay comentarios.: