domingo, 1 de noviembre de 2015

Comunícate contigo mismo

Hace unos años participé diversas veces de una interesante dinámica. Estábamos en un lugar aislado, lleno de verde y espacio, y nos separamos lo más posible el uno del otro para conversar... con uno mismo. Era en forma de diálogo entre y YO, donde uno podría ser la emoción y el otro la razón, o bien la persona como se siente ahora y cómo podría sentirse.

Es clave para mí y creo que para todos que hablemos más con el propio ser. Hay muchos puntos sueltos y negaciones de la realidad que vamos acumulando para que un día explotemos en ira o nos retraigamos en vergüenza.

Al conversar nos damos la oportunidad de repensar y cambiar nuestras propias ideas. Pero si consideras que hablar en voz alta contigo mismo es un poco extraño, te ofrezco tres formas distintas para hacerlo:

  • Self-Coaching o autocoaching. Puede ser escrita o simplemente pensando, es una oportunidad donde realizas un diálogo interior donde tú sirves de coach para ti mismo. A través de preguntas poderosas, busca encontrar no solamente las soluciones. Es posible que gran parte de este tiempo utilices para encontrar los verdaderos problemas o causas de malestar.
  • Poder del Silencio. Una base fundamental del desarrollo espiritual del oriente es entrar en el silencio. Hay internamente una sabiduría que no podemos acceder con tanto ruido y tráfico en nuestras mentes. Cuando nos quedamos quietos, nuestra mente tiene la oportunidad particular de captar esta sabiduría. Para ello, busca un momento y un espacio donde no solo no haya interrupciones, sino que tampoco tengas asuntos pendientes.
  • Meditación. Uno de los primeros estados de meditación es la conexión con el propio ser. Inicialmente, te encuentras con tu ser perfecto, con este ser pleno que experimenta todos los poderes interiores, virtudes y otros potenciales que existen interiormente. Después, conversas contigo mismo, pues empezar con un sencillo ¿cómo te sientes? y de ahí ir desarrollando una conversación positiva, encontrando soluciones y descubriendo la forma de aplicarlas en la vida diaria.


Al volverse experto en este tipo de comunicación, naturalmente te sentirás bien y en armonía contigo mismo, reflejando eso en tus relaciones con los demás y las diversas circunstancias de tu vida.

No hay comentarios.: