domingo, 8 de noviembre de 2015

Aquella montaña delante de ti...

Todo obstáculo en la vida tiene una razón de existir. Depende de mí la interpretación y el manejo de esa situación.

Como seres humanos, necesitamos incentivo y motivación para avanzar y especialmente, para abrazar o generar un cambio importante en nuestras vidas. Si no hay una situación adversa, es posible que simplemente nos acomodemos a la realidad que vivimos y no busquemos romper con esto.

Ayuda reconocer el tipo de obstáculo y la forma de superarlo, así como el posible aprendizaje que viene de él. Aquí hago una lista que puede ser útil para ti.

  • Una montaña insuperable. ¿Demasiado alta? Eso indica algo para el cual no tienes el poder o la capacidad de hacer en el momento, aunque lo quisieras o necesitaras... Hay dos formas de vencer eso. La primera es con paciencia y perseverancia, irlo haciendo poco a poco; es lento y puede tardar años para que un día te des cuenta que lo lograste. La segunda es simplemente rodear la montaña, o sea, buscar una situación alternativa y olvidar esa montaña. OK, hay una tercera forma que es lograr un helicóptero, es decir, una ayuda de alguien o de Dios que te haga subir la montaña sin problemas; helicópteros son caros, eso implicaría un esfuerzo extraordinario. La lección es tener humildad y reconocer tus capacidades actuales; no es desistir o sentirte derrotado, sino prepararte más.
  • Un árbol en la carretera. A veces, surgen cosas por los cuales no esperábamos. Son situaciones adversas que aparecen y que tenemos que ver cómo vencerlas, pues la vida sigue y la sensación es que la vida está del otro lado del árbol. Hay muchas formas de superar esas situaciones, la más espiritual es entender que no es difícil si dejas atrás lo que tenías... No podrás llevarte todo lo que venías recolectando en tu vida. Es hora de renunciar a muchas cosas y seguir viaje. Desapego es la palabra clave. Es importante aprender a no acumular demasiadas cosas en la vida, pues un día, tendrás que deshacerte de ellas.
  • Barreras: Prohibido pasar. Hay veces que los obstáculos se manifiestan en una forma que no te permite seguir el camino y todos los días, todas las veces, el mismo obstáculo se repite. La única forma de vencerlo es mostrar tu identidad; en otras palabras, ese tipo de obstrucción surge porque no nos hemos dado cuenta de quienes realmente somos. Introversión es la solución, y desde eso, muchas posibilidades prácticas aparecerán. Nunca olvides quien realmente eres...
  • Carrera de obstáculos. Ah, sí, para muchos la vida es un obstáculo tras otro. Aquí tenemos que aplicar un truco de consciencia: no son obstáculos, es una carrera. Para una carrera debes entrenarte y prepararte mejor. Medita más, toma más positivismo del mundo, dialoga más con otras personas y sonríe mucho. La lección es clara de que siempre tenemos que estar listos para lo que venga.
  • Señales de tránsito. Esos no son obstáculos, pero parecen que sí. En realidad, hay personas que son expertas en evitar las señales de tránsito... Pero no deben ser evitadas ni irrespetadas. Están ahí por una razón. Cuando un obstáculo parece tan insuperable, a pesar de no ser tan grande o difícil, es hora de pensar que lo que me está indicando es que estoy en el camino equivocado. De forma sabia, prueba alternativas y mira si el obstáculo permanece. No podemos hacerlo todo, a veces no es el momento o no está en nosotros seguir de esta manera, y la vida muy sabiamente nos ayuda a entenderlo.


En vez de buscar ayuda cuando te enfrentes a una situación difícil, reflexiona y asimila bien lo que la vida te está
diciendo.

No hay comentarios.: