sábado, 5 de mayo de 2012

De gota en gota...

¿Cuántas veces has tenido que realizar una actividad que es mucho, mucho más grande que tu propia capacidad?

Para mí, en los muchos años que llevo trabajando como líder, y observando y asesorando otros líderes, me doy cuenta que es esta capacidad del líder de motivar a los demás a hacer algo más allá de sus posibilidades y capacidades que define el líder en sí mismo.

Esta capacidad viene de una actitud profunda de cooperación - de que la actividad por realizar no es MÍA, es de TODOS, pero yo soy el líder, el que tengo la responsabilidad de llevar el proceso adelante, y concluirlo, como vimos en el post anterior.

Cuando hay esta actitud, naturalmente el líder comprenderá qué cada persona puede traer a la actividad y con la ayuda de cada gota, fácilmente llegaremos a un gran lago.

Si la actitud está presente, todo lo que realizaré será algo que estimulará a los demás a querer ser parte del proceso.


 

Este post es parte del desarrollo del autoliderazgo a partir del desarrollo de actitudes.  

No hay comentarios.: