domingo, 11 de febrero de 2018

Recuperando un sentido de comunidad

Hubo un momento en que la civilización humana pensó que había llegado a un nuevo umbral de su evolución. Una época en que las desigualdades parecían disminuir y rayos de esperanza brillaban intensamente y uno de nuestros académicos la llamó El fin de la Historia.

Intensa fue también la ruptura, un retorno a una realidad que es difícil manejar para muchos. El retorno a una desigualdad que sigue generando temblores en la malla básica de nuestra sociedad.

Predicada por religiones y deseada por muchas personas no-religiosas, la igualdad entre todos no parece suceder y las minorías siguen siendo reprimidas. Inconscientemente, las mayorías se sienten insatisfechas, pues saben que su situación no es del todo estable.

¿Somos o no somos iguales entre todos?

La espiritualidad explica que SÍ, todos somos iguales: todos somos seres espirituales y no hay diferencias sustanciales entre un ser y otro. Pero también explica que NO, pues al entrar en lo material y utilizarlo para vivir e interrelaciones, naturalmente nos vamos diferenciando. Al vivir una vida de forma espiritual, verás y te relacionarás a otros como iguales, manteniendo las diferencias simplemente como protocolos para que la sociedad funcione, sin que éstas afecten a tu ser.

Y ¿si no eres espiritual? Si eres de la minoría, ¿estarás destinado a sufrir represión, sutil u obviamente? Si eres de la mayoría, ¿continuarás insatisfecho o, peor, temeroso de perder lo que hayas acumulado? ¿Cómo alcanzar el equilibrio que se puede vivir en términos espirituales?

Lo ideal sería el desarrollo masivo de la espiritualidad, pero hay un concepto que puede ayudar en el tema: somos una comunidad. Una comunidad implica que somos diferentes, pero es positivo, ya que las diferencias nos hacen complementarnos. Porque somos distintos, todos somos indispensables para formar una comunidad exitosa.

Como parte de la comunidad, nadie es superior a nadie aunque desempeñe un rol y así lo aparente; nadie es inferior a nadie, por más simple que sea su labor y aporte a toda la comunidad.


Nos sentiremos iguales en la desigualdad y seremos unidos respetando la diversidad.

No hay comentarios.: