domingo, 18 de febrero de 2018

Lecciones de la meditación

Meditar está de moda y hay pocas personas tan felices como yo. Después de todo, empecé a meditar cuando no solo no era moda, era raro. Sí, recuerdo los comentarios sarcásticos de otros y el impacto negativo que tuvo eso en mi vida social.

Saber que hoy puedo decir que medito y me miran sonriendo de forma apreciativa, es fantástico. Un ejemplo reciente fue visto en la celebración de cumpleaños de una amiga. Sus fiestas normalmente son de 300 personas, pero decidió hacer una excepción este año, invitando a poco, todas con algo en común… No sé exactamente si todos eran meditadores, pero todos trabajaban en algo espiritual, algo que hace que el mundo tenga más luz. Algo medio raro

Toda moda un día se va y me quedo pensando qué pasará cuando meditar deje de serlo. En realidad ya sucedió algo así al menos dos veces y porque las personas pararon de mirarme como si fuera raro, sin duda fue una victoria.

Sin embargo, meditar puede entregar tanto, tanto a una persona… No es solo un pasatiempo o una experiencia temporal de paz, es mucho más que eso. Meditación es la puerta hacia el cambio.

Ok, no es una puerta fácil de abrir y una vez abierta, se cierra fácilmente. Aquí comparto unas lecciones que aprendí en más de 35 años como meditador y que espero ayude a evitar que, al concluir el periodo de moda, se pierda la esencia de una práctica ancestral.
  • La meditación solo funciona si hay constancia: en lo posible, se debe crear una rutina donde la persona medite a diario a la misma hora.
  • Hay diversas etapas en la meditación, pero el poder está cuando se convierte en yoga, una práctica de conexión precisa donde el ser se sumerge en otra realidad y absorbe en sí mismo, poder.
  • Un buen meditador cambia su estilo de vida en todos los sentidos. Eso puede significar ciertos temblores en su vida social, pero se ameniza cuando las relaciones ven el beneficio que meditar trae.
  • Hay muchos tipos de meditación y no todos son buenos para todos. Sintonía es fundamental.
  • Meditar con metas claras, observando que éstas se trasladen a cambios físicos. Meditar puede volverse muy etéreo y sin sentido si no hay un reflejo en el mundo físico.
  • La meditación no es una evolución linear y a veces puede que empeore… No hay problema, se verifican las razones y se trabajan en ellas.
  • Un meditador busca meditar todo el tiempo, utilizando los ratos libres y momentos de rutina durante el ocupado día. Por lo menos, mantener una consciencia más alineada con ser un meditador.


No hay comentarios.: