domingo, 27 de agosto de 2017

Yoga contra obstáculos

Al ver una piedra en tu camino, ¿qué haces?
  • ·        La evitas.
  • ·        La pateas muy lejos.
  • ·        Te sientas y lloras por tamaña tragedia…


Y en tu vida, si aparece dicha piedra, ¿qué haces?

La realidad no es estática y como tal, los obstáculos, como nuestra imaginaria piedra, son parte de esa realidad que vivimos. Ellos tienen varias funciones, entre ellas ayudarnos a romper nuestros propios esquemas y salir a un nivel superior.

Sin los obstáculos, quedaríamos caminando eternamente por el mismo lugar, sin un progreso visible.

Pero, a nadie les gustan las piedras del camino… ¿Qué hacer? Si las evadimos, evitamos la posibilidad de crecimiento; si lamentamos su aparición, perdemos una gran oportunidad. Es solo al removerlas o destruirlas que podemos realmente crecer, no porque dejan de existir, sino por la energía que generamos al cambiar nuestra propia vida.

Hay muchas formas de hacerlo, pero, desde la perspectiva espiritual, la meditación puede ayudar, al entregar paz y tranquilidad al ser, claridad a la mente y positivismo que hará que el obstáculo no parezca tan negativo.

Pero si queremos realmente destruirlo, solo el yoga puede ayudar en el proceso. ¿Qué es yoga?

Yoga viene del sánscrito yug que significa comunión: es por lo tanto la práctica de unirse a algo más, en tanta profundidad que ambos se vuelven como uno solo.

A pesar del más famoso de los yogas ser el hatha yoga, hay diversos tipos y categorías. Conozco muy bien el raja yoga practicado por Brahma Kumaris y puedo comentar como funciona en la vida diaria.
  • Toda práctica de yoga empieza con una relajación, no solamente del cuerpo, sino también de la mente y del alma, concentrándose en lo positivo y lo poderoso del ser. Educamos a la mente a desapegarse, el cuerpo a soltarse y la vida a esperar, mientras nos recargamos. El obstáculo puede esperar.
  • La segunda etapa es la meditación, esta actividad tan importante que nos hace percibir la paz y la calma interiores, y hace que cambiemos la perspectiva de vida. Meditar es pensar en sí mismo como un ser espiritual y, si nos sentimos cómodos con la idea, pensar en Dios como el Donador de paz. El obstáculo está en otro plano; al meditar, experimento quien realmente soy, más allá de cualquier barrera o problema.
  • Entonces, empezamos a experimentar el yoga, es decir, esta fusión del ser con el propio ser, inicialmente, y posteriormente con Dios. Se siente y vive la energía de paz como si un océano se encontrara con el río, absorbiéndolo, aunque el río mantiene su individualidad. El obstáculo existe, sé que existe, pero como estoy en yoga, soy tan poderoso, soy un océano que supera las piedras del camino.
  • Por último, llegamos al autorrealización, ese momento único de percepción donde el ser se da cuenta que es lo que no esperaba ser… Somos mucho, mucho más de lo que suponíamos que éramos. Tengo todo para superar esta situación que estoy viviendo.
  • Entonces, regreso gradualmente a mi estado corpóreo, experimentando los beneficios en mi propia vida, en mis relaciones y mi actitud interior. Gracias obstáculo, al vencerte, crezco. 

No hay comentarios.: