domingo, 17 de enero de 2016

Autotransformación, el gran reto espiritual

Hoy recuerdo a Prajapita Brahma.

Todos tenemos algún héroe. Todos tenemos un modelo o ejemplo en nuestras vidas. Todos tenemos a alguien que de alguna forma u otra nos indica un camino a seguir.

Brahma es mi modelo personal. No lo conocí en vida, pero además de leer mucho sobre él, vi su obra y he conocido el efecto que creó en
muchas otras personas. La razón es que en un camino como el de la espiritualidad, todos tenemos este gran objetivo que es el de transformarnos completamente.

Por ejemplo, el vidrio es arena transformada. Transformación o metamorfosis es mucho más que cambio, pues se puede siempre descambiar. No se puede “destransformar”; aunque rompas un vidrio en miles de pedazos, no volverá a ser arena…

Cuando alguien ingresa en un camino espiritual, quiere llegar a este punto de no-retorno, a este momento donde el ser cambia en tal medida que el cambio pasa a ser su naturaleza de forma irreversible.

A través de un conocimiento espiritual pionero que estudió hasta el último día de su vida, al conectarse con Dios en todos momentos posibles y sacrificar su tiempo personal para experimentar esa relación, con cambios en su comportamiento y forma de ser, y principalmente al servir a muchas otras personas, Brahma mostró un interesante sendero a partir de su propio ejemplo.

Hoy es un día de silencio para no solamente recordar a Prajapita Brahma, sino dar un paso más hacia ese gran objetivo del autotransformación.
 

No hay comentarios.: