domingo, 10 de enero de 2016

Cambiando sueño en visión, esperanza en acción

A muchas personas les gusta pensar, soñar, tener esperanza, simplemente sentarse de ojos cerrados e imaginar un mundo diferente, una vida distinta o el éxito llegando a su vida. Pero, de estas personas, son pocas las que abren los ojos y se levantan a hacer algo.

Claro que hay los que no les gusta soñar o tener esperanza, que solo piensan en acción…

Tú, ¿qué tipo eres?

Bueno, veamos lo siguiente:
  • Si solo sueñas, encontrarás una vida de satisfacción interna. Sin embargo, porque eso no está alineado con tu realidad, pensamientos inútiles, irritación y stress aparecerán en tu vida de tiempos en tiempos. Además, de otros sentirás que no te quieren, porque lo que las personas mira no son los sueños, sino las acciones.
  • Si solo actúas, sin reflexionar o soñar, entonces estarás en constante estrés para probar tu éxito. Eso se debe a que lo que logras afuera no está alineado con lo que sientes, por lo tanto por más que tengas, seguirás buscando algo más y algo más…


¿Qué pasa cuando sueño y acciones se encuentran?
  • Darás más valor a tu parte interior. El sueño, la esperanza, los pensamientos y reflexiones serán la base de tu actuación, así que tus acciones serán proporcionales.
  • Tu éxito externo aumentará tu motivación interior. Todo éxito será una forma retroalimentarte y ayudarte a entender qué sabes hacer bien y qué vale la pena realmente realizar.
  • Tus fracasos serán algo ¡fantástico! Cada fracaso te indicará nuevos caminos y será una señal para que cambies tu forma de hacer las cosas y probablemente reflexione más.
  • Tu satisfacción te hará una persona realmente completa. Estarás contento tanto interna como externamente y la vida tendrá un nuevo significado.


No pares de soñar – el sueño es tu visión del futuro, es lo que te mueve a ser mejor.

No pares nunca de tener esperanza – es lo que te acoge en momentos difíciles y te da el consuelo que necesitas.

Agrega la acción: convierte lo intangible en una realidad tangible.

No hay comentarios.: