domingo, 6 de septiembre de 2015

Amor, amor, amor

Amor no debería ser excusa, ni respuesta sin pensar cuando se hace la pregunta: ¿qué más necesitas?

Amor es sentimiento y por lo tanto vive en la mente. Amor no se acaba, pues es un pozo que no tiene fin, directo al alma.

Amor que viene de otros, primero tiene que pasar por tu propio amor; si no te amas, no podrás recibir el amor de otros.

Amor es esencial para la vida y manejarlo es parte del vivir. Amor es una gran escuela donde aprendemos a ser mejores seres humanos.

Amor nos une, nunca nos separa ni causa sufrimiento; pero si lo interpretas mal, puede que lo confundas con el apego, la pasión o la obsesión, y en estos casos, desunión y sufrimiento son parte de esa confusión.

Amor te hace sentir que eres como un niño en un circo que no quiere parar de sonreír. Amor te hace sentir que eres un piloto sin avión, volando por el aire en tu propia mente.

Amor te hará dar, entregar y donar. Amor te hará sensible, simpático y empático. Amor te hará querer extender la mano a un enemigo, abrazar alguien que te hizo daño y sonreír a un completo extraño.

Amor sirve de analgésico y disminuye el dolor que sientes cuando algo que querías tanto, no sucede. Amor es operación y sirve para cambiar tu carácter, tu forma de percibir el mundo y tu consciencia.

Amor es lo que experimentas cuando te sientas a meditar y te unes con la humanidad, la naturaleza y con Dios. Amor es yoga, es concentración y enfoque.

Amor no debería ser usado de forma ligera, pues es un poder que destruye los obstáculos de la vida; siente tu propio amor y nunca dejarás de amar la vida.

No hay comentarios.: