sábado, 21 de abril de 2012

De la inspiración a la acción


Decidir es entrar al agua...
 

Muchos preguntan cual es realmente la diferencia entre tener una actitud de discernimiento y una de decisión, pues se parecen mucho.

Discernir es pensar, decidir es hacer. Esta es la forma más fácil de diferenciarlas.

Un poco más profundo... podemos decir que cuando discernimos, nos estamos inspirando a tomar una decisión. Pensamos mucho, miles de pensamientos en un solo día, pero unos pocos sirven de inspiración para la realización de algo. Discernir es inspirarse.

Cualquier persona hace algo, pero no todos los actos tienen impacto. Decidir es impactar no solo tu futuro, sino el futuro de toda el planeta. Son acciones con relevancia y significado, no importa lo sencillas que parezcan ser en la superficie, pues traen la energía de un proceso interior de decisión, un proceso que entrega poder a la acción.

Así que decidir es permitir que la inspiración se convierta en algo real y práctico, a partir de actuar con profundidad. Es la actitud de un juez que después de oír a muchos, finalmente toma una decisión que es llevada a la acción, y cuyo impacto define el mismo futuro.





Este post es parte del desarrollo del autoliderazgo a partir del desarrollo de actitudes.  

2 comentarios:

camilo gayon dijo...

No puedo creer que nos regales tan magna información y no se la sepamos asimilar, sencillamente espectacular poder discernir para saber hacia donde ir, muchas gracias por tu conocimiento.

MarceloBulk dijo...

gracias camilo!!! @camilo gayon
en lo que te pueda ayudar, cuenta conmigo, estoy también en el mismo proceso de asimilación. por esto nos ayudamos.

marcelo