domingo, 17 de junio de 2018

Reflexionando sobre el mundo…


¿Qué es el mundo? Mi reflexión parte de los muchos contrastes cuando pienso en este tema:

  • El mundo significa a la vez el planeta Tierra y mi mundo, o sea, mi entorno y los que están en ese entorno.
  • Por un lado soy parte integral del mundo, cambiándolo y siendo cambiado por él. Por otro lado, es como si fuera algo allá lejos, que no me concierne excepto en ciertos momentos.
  • Nunca antes habíamos visto tanto desarrollo en el planeta con la duración de vida aumentando y la tecnología acercándonos. Y nunca antes habíamos visto tantas enfermedades y tantas personas enfermas; nunca antes la soledad se convirtió en epidemia como hoy en día.
  • La consciencia aumentó y hay realmente la intención de mejorar y salvar el planeta, al mismo tiempo que aumenta la contaminación y la destrucción ambiental.


Esta reflexión me ayuda a comprender mi  camino por el mundo y si tomo los puntos de partida anteriores, descubro que siento que en la medida que mi mundo está bien, estoy cooperando con el planeta en el que habito. Humildemente le entrego a la Tierra toda la energía positiva que tengo y sé/siento que esa energía sirve en algún lado.

O sea, prefiero considerarme parte del mundo, no alejado de él. El mundo no es por lo tanto algo que veo en los noticieros u oigo en las personas que hablan. El mundo no es un grupo de refugiados que viene a perturbar mi vida o las elecciones en un lejano país. Yo soy parte del mundo y en cada refugiado me veo a mí mismo, en cada acontecimiento en otro país, veo que eso puede pasar en mi nación también.

Si bien uso la tecnología, sé que no remplaza el ser humano, y soy consciente de mi impacto en el planeta, ayudando en lo posible. ¿Podría hacer más? Sí, mucho más, y poco a poco, día a día, busco aumentar mi consciencia, mi perspectiva del mundo en el que vivo, que abrió sus brazos para que yo existiera…

Descubro que si bien hago mucho, poco hago con relación a mi potencial y la necesidad del planeta. Tal vez… tal vez el truco no esté tanto en el hacer sino en ser.


Y tú, ¿qué te parece si reflexionas también sobre el mundo?

No hay comentarios.: