domingo, 3 de junio de 2018

Historias de aquí y de allá - el arte del StoryTelling


- Y ¿por qué no te puedes quedar más tiempo?Andrés mira nuevamente su mamá. Es la milésima vez que le pregunta eso y ya no sabe qué contestar. Pronto el avión partirá.En el fondo, bien en el fondo, preferiría no irse, pero es su trabajo. Bueno, es más que un trabajo; hay mucha gente que depende de su éxito.En fin, prefiere quedarse en silencio. Más tarde, Andrés se arrepentiría de su decisión; le hubiese gustado hablar más con su mamá y, tal vez, hubiese sido mejor no volar ese día.

Contar historias, o storytelling, es una técnica de aprendizaje acelerado donde el orador busca entregar a otra persona ideas para su asimilación; ideas que van empacadas en un relato emocional, interesante, divertido o misterioso.

El trasfondo de la utilización del storytelling es el hecho de que mucho de lo que no asimilamos no se debe tanto a nuestra falta de capacidad, sino a ciertas barreras emocionales, miedos y fobias. Las historias deben buscar bajar estos obstáculos y así permitir la comprensión de la otra persona – por eso, el orador tiene que ser un maestro en este arte. Es ideal por lo tanto para tocar temas difíciles como la soledad.

Ya en el avión, Andrés se ha relajado. El vuelo sería largo, así que tenía tiempo de cuadrar bien las presentaciones que iba a hacer, podría conversar con la persona que se sentó a su lado y que parece ser muy interesante, podría…
Pero su mente regresa a aquel momento de silencio, donde no quiso darle cuerda a la conversación de su madre. Podría llamarla, sí, pero no es el punto.
Después de todo, ese podría ser su último viaje. ¿Qué decir si su última oportunidad de interacción con esta persona a quien valora tanto se perdió por haberse quedado callado?

Storytelling también sirve para uno mismo: puedes tomar algo en tu vida que no te gusta, algo terrible que no sabes manejar o difícil de admitir, y convertirlo en una increíble historia, bajando las defensas emocionales que normalmente pones y experimentando una honestidad sanadora.

Un elemento esencial es que el aprendizaje esté presente; en el caso del self-storytelling, el orador realmente no sabe qué aprendizaje quiere pasar a la persona, en este caso, uno mismo. Así que debe ser un cuento entretenido, que realmente mueva las emociones o toque a la persona que, después de escucharlo, tratará de comprender el mensaje que yacía escondido, incorporado en la historia.

¡El avión se está cayendo! Todos los sentidos de Andrés están en máxima atención, mientras la tripulación de forma completamente desorganizada trata de darle orden a los pasajeros y garantizarle una seguridad que no parece muy segura.Se recuerda de su mamá y todo lo que quería decirle – el internet dejó de funcionar y el celular tampoco opera, nada de últimas conversaciones. Se recuerda de otras personas que dejó al lado de su vida.Por muchos y muchos años, Andrés era un tren que iba de estación en estación sin realmente arraigarse a nada o nadie. ¿Valió la pena?Sí, aprendió mucho, vio muchas cosas y disfrutó su corta vida... ¡Parece estar cayendo tanto! Pero no se ha enriquecido internamente con todo eso. En realidad, siempre que el ritmo laboral disminuía sentía la ausencia de… ¿de qué? ¿Algo? ¿Alguien?La desesperación es general. El señor de adelante grita, la persona a su lado se fue a sentarse con otra… Pero Andrés se queda quieto y poco a poco entiende…No es una persona o algo, está relacionado con él mismo. Falta desarrollar algo en sí mismo que el joven nunca lo ha priorizado y ahora, como nunca, es fundamental…Mientras el avión cae a toda velocidad en los últimos minutos de su corta vida…

Si utilizas el storytelling como mecanismo de aprendizaje, nada más natural que al final conocer qué realmente las personas aprendieron. A través de técnicas de coaching o simplemente preguntando, se puede descubrir la efectividad de la historia al ser narrada.

Si algo del mensaje que el orador quería transmitir no le llegó, es el momento de finalizar con algo, de contar algo más o hablar del corazón y conquistar su público.

Si tú eres tu propio público, es el instante de revelar el mensaje, de hacer un plan de asimilación, estudio o investigación, y de cambiar tu vida…

Andrés despierta asustado. Sin darse cuenta, la persona a su lado también se asusta con el brinco que da el joven en su asiento.Por alguna razón, la tranquilidad del avión le da un poco de… ¿miedo? No, incertidumbre. Hace pocos minutos estaba cayendo y ahora…¡Claro! Un sueño… Un poco avergonzado, sonríe para sí mismo y respira profundo. Respira sería mejor palabra, pues había parado de hacerlo sin darse cuenta.Sin embargo, el sueño para algo le sirvió. Toma de su tablet y empieza furiosamente a escribir…Pocas horas después, el avión aterriza; Andrés nota que, comparado con el sueño tan dramático y fuerte, el aterrizaje pareció aburrido. Deliciosamente aburrido.Mientras espera el equipaje, saluda a su mamá, garantizándole que pronto estará con ella. Hace un par de llamadas más no relacionadas con su trabajo y sigue al hotel para pasar la noche.Lo más interesante de todo eso es que, sin importar los resultados de su gestión con el cliente, Andrés se siente exitoso, pues su sueño abrió la puerta a que él identificara algo dentro de sí que debe cambiar.Con un plan escrito, un deseo en la mente y un corazón fortalecido, Andrés empieza un nuevo capítulo de su vida, un capítulo que sin duda le entregará lo mejor.

¿Cuán relevante es la historia que escuchaste?
Si fueras Andrés, ¿qué cambios realizarías en tu vida desde ahora?
Responde en los comentarios, estaré feliz en saber de ti...

Humans of New York es una página que se dedica a contar historias de personas que están en la ciudad de New York, USA.
Es un gran ejemplo de StoryTelling...

No hay comentarios.: