domingo, 31 de diciembre de 2017

El reto de un año VERDADERAMENTE nuevo

No nos ilusionemos: el malo jefe seguirá siendo malo, la suegra que molesta seguirá molestando y, parafraseando la canción de Shakira, seguirás cometiendo los mismos errores todos los días.

Un día, por más importante que sea, no es capaz de cambiar décadas de hábitos, experiencias que se convirtieron en obstáculos e inseguridades, especialmente si las noticias que llegan son negativas y hacen que la incertidumbre del momento nos haga aún más inseguros.

Sin embargo, esta es la gracia del año nuevo: un momento único de concientización de las POSIBILIDADES en vez de concientizarnos de las adversidades.

O sea, en vez de pensar en cómo cambiar tus hábitos, enfócate hoy en tus hábitos positivos, esas increíbles particularidades que te hacen un ser único y valioso.

En vez de pensar en los obstáculos que impiden tu avance, date cuenta de cuánto has avanzado, cuánto has crecido y todo el potencial gigantesco que aún sigue escondido… Es hora de alzar este muro de contención y dejar que fluya incondicionalmente.

En vez de pensar en tus inseguridades, percibe cuán seguro eres de ti mismo. Observa tus obras como verdaderos milagros y canaliza tu energía en ser mejor, pues esa semilla está en ti.

Al empezar este nuevo año de esa manera, estás abriendo espacio para tener un…


¡FELIZ AÑO REALMENTE NUEVO!

2 comentarios:

Gabriel Alejandro Lopez dijo...

Enfocarse en el habito positivo es potenciarse desde las propias virtudes divinas. Esas que no compramos en ninguna almacen. Sino que vienen trabajadas vaya a saber de que vidas. Saludos

MarceloBulk dijo...

Gracias Gabriel un abrazo!