domingo, 16 de julio de 2017

La calma en tu propio ser

Hace muchos años, tomé un curso cuyo tema central era la necesidad de manejar mi propia vida, tomando sus riendas y siendo mi propio líder. Una de las metáforas que más me llamó la atención fue la de estar en el ojo del huracán.

El sentido era de que no podemos evitar o escapar del huracán de nuestras vidas: trabajo, familia, situaciones, problemas, finanzas, etc. En vez de eso, es encontrar ese lugar de calma que hay en medio de tanto caos y, desde ahí, manejarlo.

El ojo del huracán es una zona donde las condiciones meteorólogas con más calmadas que el resto; esta metáfora se puede aplicar a tu casa, un espacio sagrado en medio de tantos problemas que vives.

Sin embargo, si realmente quieres tomar el liderazgo de tu propia vida, ni siquiera tu casa será suficientemente tranquila para soportar las crisis y caos por los que pasarás. Es hora de pensar en otro sitio…

Tal vez tu mente… Es el lugar más tranquilo, como un lago sereno y plácido, listo para apagar el fuego del terror por el que puedas estar pasando.

Hacer de la mente este lago es la tarea de la meditación: cuando meditas, entras en una serenidad tan completa que tu ser se desprende de la realidad y experimentas la otra realidad, la experiencia interior que es tan positiva y que recarga el ser plenamente.


El ojo del huracán está por lo tanto a la distancia de un pensamiento. Pero debes entrenar llegar allá antes que el huracán llegue… Desde ahora, medita, concentra tus pensamientos e ideas, y pasa a vivir en esa área de total paz.

No hay comentarios.: