domingo, 21 de agosto de 2016

Fácil meditación en tiempos difíciles

Conozco a mucha gente a quien le gusta meditar, pero no tienen tiempo, o las situaciones son tan estresantes que no logran la concentración necesaria. Quizá no tengan el espacio para ello o no hayan encontrado una técnica que les sirva.

Meditar o practicar el yoga tiene múltiples beneficios desde aliviar la tensión a apoyar en la sanación de enfermedades – aquí vale una aclaración: aunque muchas personas creen, no hay comprobación científica de que meditar o practicar yoga sane, pero sí de que ayuda en la sanación, especialmente a nivel emocional, mental y espiritual.

En un mundo tan agitado, mientras vivimos un gigantesco cambio de paradigma, la meditación o el yoga puede cooperar contigo, ayudándote en que la transición sea más amable y poderosa.

Independiente de cualquier escuela o línea filosófica, describo aquí una metodología de meditación o yoga que te puede servir, si haces parte de este grupo cada vez más grande de personas que quieren meditar, pero…
  • Utiliza el tiempo en que despiertas y justo antes de dormir para una práctica pequeña de meditación. Si no tienes conocimiento del tema o ninguna técnica ha sintonizado contigo, la sugerencia es que te sientes cómodamente (no acostado, excepto si estás enfermo) y piensa: Yo soy paz. Deja que el pensamiento evolucione en tu mente; cada vez que surja otro tipo de pensamiento (tengo que pagar tal cuenta), agregue el Yo soy paz (tengo que pagar tal cuenta en paz).
  • Cuando haya un tiempo libre en tu trabajo, estudio o tareas en general, siéntate y medita. Puede ser el ya conocido Yo soy paz o cualquier otra práctica que conozcas. Esto se puede hacer también de pie, corriendo e incluso mientras conversando con otras personas, cuando el tema no esté asociado contigo.
  • Mientras te alimentas, busca encontrar un momento de silencio y concéntrate en ti mismo. Aunque la alimentación se ha vuelto un encuentro social, el cuerpo está muy ocupado y haciendo una de las tareas más importantes y difíciles, que es transformar toda la comida en nutrientes que seguirán fluyendo en el cuerpo, muchas veces por años. Parte de la ayuda que la meditación y el yoga proveen en la sanación de una enfermedad, es ayudar a sincronizar mejor el cuerpo, por eso la sugerencia de meditar durante este tiempo.
  • Antes de discutir con alguien, presentar un proyecto o hacer cualquier cosa que sabes que te dejará muy nervioso o ansioso, encuentra un tiempo y medita. Al meditar, tu mente se aclarará, los miedos se disiparán y el raciocinio te entregará una solución posible al tema. A veces, esto no será fácil, pero siempre hay algún momento libre para realizar eso y el beneficio que tomarás es tan grande que vale la pena educarte en este principio.



Sin duda eso no remplazará que vayas a tomar un curso o te dediques a alguna línea de yoga o meditación específico. Pero, ayudará a que tome mayor beneficio diariamente, fortaleciendo el poder de tu ser y ayudando a restaurar tu equilibrio interno.


Yoguis meditando en la India

2 comentarios:

terapia de pareja dijo...

Excelente técnica. Parece muy pequeña, pero puede ser muy poderosa, por lo accesible que puede ser y el estado de concentración o meditación al que te puede llevar. También los mantras he escuchado que pueden ser muy buenos.

Saludos y gracias por compartir.

MarceloBulk dijo...

Gracias, @terapia de pareja...