domingo, 4 de octubre de 2015

Tiempos difíciles...

Cuando la noche te parezca muy larga, recuerda que el día está por llegar.

Cuando el día te parezca muy largo y sinuoso, y su fin no aparezca en el horizonte, recuerda que en algún momento todo cambiará.

Cuando la esperanza suene como algo mitológico, recuerda tu fortaleza personal y vívela en el momento.

Cuando las montañas se vean demasiado altas, no pierdas tu tiempo midiéndolas; camina y pronto estarás en la cumbre.

Cuando los valles parezcan demasiado profundos y amenazadores, piensa en las personas de tu vida, en esa maravillosa cadena de amor que creaste.

Cuando las personas parecen lejanas y frías, calienta tu propio corazón y ofrécelas un poco de amor...

Porque hay tiempos difíciles, complejos o complicados. Hay épocas de nuestras vidas que parecen que no tienen sentido, como si fueran un castigo que no parece terminar. Sin embargo, cada época de dificultades te ayuda a crecer más, a despertar y a darle forma a tu poder.

No te olvides eso: agradece a los tiempos difíciles, pues ellos te hacen ver lo poderoso que eres.

No hay comentarios.: