domingo, 30 de agosto de 2015

Un estilo de vida espiritual

En la India, durante la preparación para un programa, alguien mencionó la palabra estilo. Eso quedó en mi mente y empecé a pensar sobre mi propio estilo de ser.

El estilo es la expresión de quien soy. Es lo que las personas pensarán qué soy y cómo soy; es lo que las estimularán a hablar conmigo, contratarme para trabajar en sus empresas o sonreír. Un estilo negativo refleja aspectos negativos de mí y es posible que eso ahuyente a la gente, me impida lograr buenos proyectos y peor, no los haga sonreír...

Tenemos diversos estilos, o sea, diversos grupos de comportamientos y preferencias que nos definen. Por ejemplo, el estilo de una persona en una fiesta puede ser visto a través de ropas de muchos colores que el individuo suele usar; sin embargo, al ir a trabajar en su oficina, el traje gris con camisa blanca es su estilo...

La colección de estilos de una persona define su estilo de vida que corresponde a todos los pequeños y grandes actos que realizamos y que son parte de nuestro branding personal, de nuestra expresión máxima como ser humano.

¿Será posible cambiar el estilo de vida? En realidad, solo puedes cambiar el estilo de vida cuando cambias tu estilo de ser como persona

¿Cómo cambiar un estilo específico o varios estilos? Es posible tomar cursos o seguir consejo de otras personas. Es posible que al pasar por un proceso de coaching logres hacerlo. Es posible que eso suceda, pero requerirá mucha fuerza de voluntad y energía para que el estilo sea cambiado completamente.

Otra manera es cambiar el origen de todo eso. Después de todo, el estilo es una expresión del ser - cambiamos el ser y el estilo también cambiará eventualmente. Por ejemplo, si quieres cambiar un estilo específico (el que te lleva a usar traje gris en la oficina...) puedes simplemente concientizarte del efecto de tu ropa en las demás personas, reflexionando qué efecto realmente quieres causar en los demás, lo que te llevará a la realización de una nueva forma de vestirse, cambiando aquel estilo específico.

Al cambiar la consciencia, eventualmente el estilo de vida también cambiará. De lo contrario, es posible que funcione... así como es posible que no funcione.

Todo camino espiritual implica algún tipo de estilo de vida, generalmente distinto al que la persona adoptaba. Es muy común que tratemos de seguir eso sin habernos cambiado nuestra consciencia con interesantes consecuencias.

Cuando me volví vegetariano, parte del estilo de vida espiritual que adopté, lo hice porque entendí a nivel intelectual y en el corazón que eso era importante para mi desarrollo espiritual. Sin embargo, noté que la reacción de las personas era desproporcionadamente negativa - era mi vida, así que yo era el que tenía que tomar la decisión... Tardaron varios y varios años hasta que naturalmente la gente aceptó eso y la reflexión que hago es que ese fue el tiempo necesario para que el cambio sucediera a nivel de consciencia.

Si empezamos por la consciencia todo es distinto... ¿Cómo cambiamos la consciencia? Lo más fácil es basarnos en sus dos componentes principales: conocimiento y experiencia. Con un nuevo conocimiento y una nueva experiencia, naturalmente la consciencia cambiará. Así que si quisiera volverme vegetariano hoy en día, buscaría entender qué significa eso, sus implicaciones y razones, así como sus consecuencias; haría experimentos y con base en sus resultados, implementaría la decisión en vida.

Este mismo proceso puede ser usado para el estilo de vida actual que adoptamos, pues lo valida internamente y lo convierte en base sólida de nuestra maravillosa experiencia humana.

No hay comentarios.: