domingo, 26 de noviembre de 2017

Resistir a partir de la tolerancia lleva al éxito

Hay pocas cosas que causan tanta felicidad como el logro del éxito, y hay pocas formas de alcanzar el éxito de manera efectiva en la interacción social como ser tolerante.

La dificultad de la tolerancia viene de que vivimos el peligroso juego de quien vence, conquista, el fue el paradigma que prevaleció por siglos, impulsando el crecimiento de otros países a partir de la peligrosa pareja de victoria-derrota y afectó las relaciones de todos en general.

Hace unos años, otro paradigma apareció: el gana-gana. Ese modelo de pensamiento y acción que se vive en los negocios actuales, ambientes laborales y entornos familiares implica que la verdadera victoria solo existe cuando ambos lados ganan. En otras palabras, mientras haya tolerancia de ambas partes. ¿Cómo desarrollar la tolerancia? Ella nace de la capacidad de resistir positivamente.

Una historia probablemente ficticia circuló por Internet hace un tiempo, hablando de un agricultor que ganó el premio por mejor cosecha de maíz. Al ser entrevistado, le preguntaron su secreto y dijo que cuidaba mucho la calidad de las semillas. Cuando le preguntaron qué hacía con sus competidores, no dudó en responder que les entregaba los resultados de su trabajo de investigación y esperaba que ellos también tuvieran las mejores semillas; el pensamiento por detrás era de que si la calidad de las semillas de sus vecinos era menor, esas acabarían impactando su propia cosecha a través de la naturaleza con su viento, pájaros, etc. Ficción o no, la idea es correcta.

La tolerancia de este agricultor se basó en su propia resistencia; en vez de temer la competencia, abrazó el reto porque sabía que podía ganar. Conocía su propia capacidad de resistir y eso le dio confianza. La resistencia tiene la siguiente fórmula:


Es por lo tanto fruto de dos variables, siendo directamente proporcional al voltaje (diferencia de potencial) e inversamente proporcional a la corriente.

Traduciendo en términos humanos, mientras más intensas sean las situaciones (corriente), menor será la resistencia, pues las situaciones son más poderosas, lo que hace que las personas abandonen la conquista de la felicidad verdadera y simplemente huyan de los desafíos más graves, escondiéndose en la dulce felicidad temporal.

Al aumentar el diferencial del potencial, es decir, aumentar la capacidad de la propia consciencia, logramos un resultado distinto: no importa el tamaño de la situación, lo que importa es cuán amplia es mi consciencia.

Ampliar la consciencia es meditar más, reflexionar profundamente y vivir de forma más saludable. Así, la resistencia del ser aumentará, perfeccionando la tolerancia, logrando el éxito y manteniendo la felicidad, sin depender de qué pasa…



(Los 8 principios para permanecer feliz)

No hay comentarios.: