domingo, 10 de septiembre de 2017

Un océano de calma está a un pensamiento de distancia

Las personas viajan muy lejos en búsqueda de calma y tranquilidad, tratando de huir de las circunstancias diarias o energizarse para enfrentarse con lo que viene a continuación. Lamentablemente, eso no funciona mucho…

En realidad, la calma, la tranquilidad, la serenidad y todas las manifestaciones de paz están mucho más cerca que cualquier parque, campo, hotel o spa; están a un solo pensamiento de distancia.

Es verdad: están dentro de ti. Siempre, todos los días, continuamente y nunca dejan de estar a tu alcance.

Hay dos razones para eso: la primera es que la paz es una de las cualidades originales del ser. Todos los seres somos paz.

Lo que pasa es que al entrar en contacto con el mundo, nos dejamos influir y olvidamos quienes realmente somos, lo que requiere ejercicios para despertar la consciencia como la meditación.

Segundo, hay una fuente externa inagotable de paz; conocido por gran parte de la humanidad como Dios, el Ser Supremo es un verdadero Océano de Paz. Lo fantástico de eso es que basta pensar en Dios para experimentar paz; es similar al efecto del sol, basta abrir las cortinas para experimentarlo.

Por lo tanto, cuando quiera que sientas que tu paz se está perdiendo recuerda: yo soy paz. Cuando puedas, piensa en Dios, el Océano de Paz.


Así ya no tendrá que esperar varios meses para poder experimentar paz y tranquilidad…

No hay comentarios.: