sábado, 31 de marzo de 2012

Cuando el líder es incógnito


Ser líder es retador. No solo están los desafíos de la organización para la cual eres líder, están los retos propios de ser líder.

Uno de estos retos es el manejo de equipos. Esta expresión (equipos) es tan amplia que sirve desde una familia a un comité de ministros.

El desafío principal es: ¿cómo ser un líder pero al mismo tiempo dejar que los demás actúen y se desempeñen en lo que saben hacer?

Para esto, hay una actitud muy importante que es la de acomodarse a las situaciones, o ser flexible. Como el río que se acomoda a la tierra, clima, y otros elementos naturales y artificiales, ser un líder es constantemente dejarse llevar.

Fluir es un elemento importantísimo de ser un líder en los días de hoy. En realidad, si alguien es un buen líder, una de sus características es que no es tan visible como los miembros de su equipo.

La idea principal es que el líder siempre está pensando en como su gente puede ser reconocida, valorada y apreciada. Esta actitud nace del amor y del altruismo natural de ser líder. Mientras más ames, mientras menos quieras reconocimiento para ti mismo, más tu equipo será exitoso.





Este post es parte del desarrollo del autoliderazgo a partir del desarrollo de actitudes.

No hay comentarios.: