domingo, 24 de abril de 2016

El arte de trabajar como independiente

La noción de trabajo parece haber sido diseñada para dos tipos de personas: los que emplean y los que son empleados. Sin embargo, hay otro tipo de persona…

En películas que retratan los tiempos antiguos, la única profesión que recuerdo que muestra este tipo de persona son los famosos hitmen, personas contratadas para matar a alguien más. Ah, ok, recuerdo otra profesión pero prefiero no mencionarla
aquí…

O sea, trabajar de forma independiente, relacionándose con el cliente por el tiempo que dure el proyecto y después desconectándose casi totalmente… parece ser algo muy novedoso y cada vez más común en los tiempos de hoy.

En mi experiencia, esto implica un total cambio de perspectiva, y siento que la espiritualidad puede ayudar mucho:
Aquí trabaja alguien...
  • No hay cheque al final del mes. Es el primer choque que todos tenemos al pasar de ser empleados o empleadores, a independientes es el hecho de la no-garantía de un ingreso regular. Esto implica utilizar mucho de su creatividad personal, tomarse de mucho coraje y tener los buenos deseos de otras personas.
  • Tus talentos son tu principal producto. Para un independiente no es el proyecto o el curso diseñado, sino lo que la persona tiene en forma de talentos; el currículo pasa a ser la vitrina de esa empresa de una persona. Hay talentos físicos y sutiles; meditar ayuda a desarrollar aquellos sutiles, como por ejemplo la paciencia y la perseverancia.
  • Comunicarse es fundamental. Comunicación es más que hablación. Es ser capaz de transmitir conceptos e ideas abstractos de forma que el oyente los entienda y acepte. Meditar es comunicarse con el propio ser, lo que impacta la comunicación con lo demás.
  • Y cuando no hay con qué… En algún momento, el independiente quedará sin recursos claros para manejar incluso los compromisos más cercanos. Eso requiere tener una visión de mediano y largo plazo, una vasta red de personas amigas y clientes instantáneos, y claridad con relación a las metas personales. Al meditar, te conectas con tu tesoro interno, un tesoro de cualidades y poderes que toma forma físicamente.



Espero que esto te sea útil… De un consultor y coach independiente…

No hay comentarios.: